abstract image of clock and genetic chain

Cronobiología: El reloj de la vida

Recuerdo la primera vez que leí la palabra Cronobiología fue en noviembre de 2017, en una conversación con Álvaro Campillo. Siempre hablar con él es revelador, además de ser uno de los españoles que más saben de este tema, en ese momento la curiosidad llamó a mi puerta con gran intensidad. Comenzó la búsqueda por saber, en la que se debe continuar hasta que nuestro organismo lo permita.

Primer paso: ¿Qué es la Cronobiología?

Es la ciencia del tiempo. Se refiere al ciclo día-noche que afecta al organismo humano cuando gira la Tierra. Desde el comienzo de la humanidad, nuestra historia y ha sido moldeada por la luz y la oscuridad. Los temporizadores genéticamente manifestados residen en lo profundo de nuestros cuerpos que controlan este ritmo fundamental (1).

Un poco de historia

Los orígenes de la cronobiología se remontan al comienzo de la vida en este planeta. La materia viva y los organismos en evolución estuvieron expuestos al movimiento de la tierra alrededor del sol con su periodicidad de día y de noche, de luz y oscuridad, con los cambios periódicos en la duración de la luz y oscuridad diarias y con los cambios climáticos de las estaciones .

La cronobiología y la biometeorología se han desarrollado desde los tiempos antiguos de la historia mundial (2). El concepto de tiempo y las periodicidades ambientales relacionados con su paso, probablemente daten de hace más de 30.000 años, con cazadores-recolectores. Algunos de estos primeros intentos se expresan en sitios arqueológicos que muestran relaciones aparentes en su construcción a los ciclos del sol, la luna y las estrellas.

El primer reconocimiento registrado de la importancia de los ritmos biológicos en plantas y animales es de al menos 5000 AC. El calendario egipcio fue inventado alrededor de 4200 AC. El tiempo y las  variaciones períodicas de eventos biológicos en salud y enfermedad, jugó un papel importante en la mente de los médicos antiguos.
Los egipcios habían desarrollado un concepto de periodicidad envuelto en un número mágico y una doctrina de “días críticos” en los que se presentaban ciertos síntomas, para exacerbar o calmar. El número 7, jugó un rol importante en este concepto (3).

Los naturalistas y médicos griegos Aristóteles, Hipócrates, Diocles y otros, adoptaron estas ideas y agregaron algunas de sus propias observaciones sobre el curso periódico de trastornos, como la fiebre intermitente.

Para Diocles, el número 7 también parecía jugar un papel importante en sus pensamientos sobre la periodicidad de la salud y la enfermedad.  Aristóteles creía que la luna influía en las funciones reproductivas y en varios trastornos de las mujeres.

Hipócrates describió la tendencia de las crisis en la enfermedad por intervalos regulares y pensó que los fenómenos patológicos parecían obedecer la misma regularidad matemática que se atribuyó a los cuerpos celestes. Incluso recomendó que a ningún médico se le permitiese tratar a los pacientes, a menos que tuviera conocimiento astronómico. En cuanto al curso de la fiebre escribió:”Las fiebres cotidianas,terciarias y cuartanas. . .  ” (4)

La capacidad de medir el tiempo en la antigüedad era limitado, con relojes de agua, arena y solares. Hasta los siglos XIV y XV, con el desarrollo de la mecánica del reloj, no se pudo medir el tiempo con precisión.

La periodicidad del sueño y la vigilia se discute en los escritos, entre otros, de Aristóteles y después de Galeno. Mientras que Aristóteles todavía consideraba al corazón como el órgano predominante relacionado con la vigilia del sueño, Galeno colocó esta función en el cerebro.

El concepto de Galeno de que el sueño es causado por un aumento de presión sobre el cerebro, que interfiere con su actividad, fue desafiado 1300 años después por Joannes Argentinus en su libro On Sleep (1555). Argentinus considerada que dormir era como una “facultad” de los espíritus y un “instinto”y “deseo”. Aparentemente ideas similares fueron presentadas por Conrad Victor Schneider (1614-1680).

Sin embargo, las explicaciones pasivas del sueño fueron desmentidas de manera concluyente  durante los años 50 por Aserinsky, y el descubrimiento de Kleitman (5) del sueño REM (Kleitman 1953). Describió las etapas eléctricas del sueño asociado con la periodicidad ultradiana en el rango aproximado de 90 minutos de episodios de rápido movimiento ocular (REM), y condujo al cambio de concepto de sueño, a partir de una condición de inactividad pasiva hasta llegar al su entendimiento como un proceso activo, que forma una parte esencial del sistema circadiano.
Del mismo modo, al explorar la actividad neuromuscular, tanto Fessart en 1936 y Cardot en 1933 encontraron que en el rango de frecuencia ultradiana “la actividad rítmica es una propiedad básica de sistemas excitables ” (6).

Estos ritmos ultradianos ayudan a explicar el flujo y reflujo de nuestra energía a lo largo del día. Las medidas fisiológicas como la frecuencia cardíaca, los niveles hormonales, la tensión muscular y la actividad de las ondas cerebrales aumentan durante la primera parte del ciclo, y también lo hace el estado de alerta. Después de una hora más o menos, estas medidas comienzan a disminuir. En algún lugar entre 90 y 120 minutos, el cuerpo comienza a desear un período de descanso y recuperación.

La elevación de la temperatura corporal por la tarde, en diversos casos de enfermedad, se conocía desde la Antigüedad. En 1843, Chossat describió un ritmo circadiano de la temperatura en el cuerpo de las palomas que se mantenían bajo condiciones de inanición completa. La temperatura del cuerpo de las aves privadas de alimentos y agua, no solo no perdió su periodicidad circadiana, sino que mostró un aumento marcado de la amplitud. Esta observación, que luego se extendió a otras especies animales, fue designado como el “fenómeno de Chossat” (7).

Morel, en 1866, encontró que el ritmo circadiano de la temperatura corporal era independiente del ejercicio, comida y temperatura ambiente, sin embargo, la amplitud de este ritmo circadiano sí se ve disminuído por una baja actividad física (8).

La idea de la constancia del medio interno fue propuesta originalmente por Claude Bernard (1813-1878) y luego se expandió con Cannon (1929) a la teoría de la homeostasis. Estos investigadores asumieron que dentro de un cambio en el equilibrio o estado estacional en el sistema conduciría por el camino de las regulaciones de retroalimentación a contrarrecciones que intentan restablecer el “nivel constante” de una función orgánica (9).

En 1745, K. Linne formuló un “reloj de flores”. Mostró que en ciertas horas del reloj relacionadas con el sol,
las flores de algunas especies de plantas están abiertas, mientras que en otras están cerradas.

La observación de que persisten los ritmos circadianos en un período que difiere de 24h,  y por lo tanto ser libre del funcionamiento del ciclo ambiental de 24 horas, se informó por primera vez por A. de Candolle (1832), quien descubrió que el movimiento de la hoja de la Mimosa pudica persiste en completa oscuridad con un período de 22-23 h (10)

En humanos, Thomas Lacock expresó en 1842 (11) el concepto de que la periodicidad se originó a partir de: el sistema interno (“origen isotérico”), o  factores periódicos que actúan desde afuera (“origen exotérico”), o por una combinación de ambos (“endoexotérico “).
Esta observación ha sido extendida y confirmada bajo condiciones experimentales más precisas en muchas especies hasta los humanos.

El concepto de que los organismos no son respondedores pasivos de los cambios ambientales sino que tienen sistema de medición del tiempo, a modo de relojes, fue extendido en la década de 1950 y de 1960 por Bünning, Hastings, Schweiger, Aschoff, Richter, Pittendrigh, Menaker y otros (12, 13, 14, 15, 16, 17, 18) . Se fueron desarrollando diversas teorías, unas, que los osciladores que interactúan sincronizando información únicamente exógena; otras, que asumían uno o dos osciladores centrales y que el ambiente interactúa con ellos para mantener la sincronización.

Hoy sabemos que algunas de las estructuras que actúan como marcapasos para numerosos ritmos endógenos, muestran sus propios períodos endógenos, como el núcleo supraquiasmático del hipotálamo.

El origen genético de las características del ritmo circadiano fue mostrado por Bünning en 1935 en la planta de frijol Phaseolus. El ritmo circadiano del tallo y la hoja son diferentes entre dos tallos genéticamente distintos, que exhiben periodicidades de aproximadamente 23 y 27 hs respectivamente. Sus estudios demostraron que las características rítmicas pasan de generación en generación.

En Drosophila (tipo de moscas), se identificaron varios genes responsables de ciertas características del ritmo biológico.
Konopka y Benzer en 1971 identificaron, en el cromosoma X de drosophila, una región que controla el período  circadiano con tres mutaciones, uno de los cuales dio lugar a un período más largo de 24 horas, el otro a un período más corto, y el tercero a un período aperiódico. En 1984, Bargiello et al, mostraron que un fragmento de 7100 pares de bases correspondiente al gen de periodicidad (Per) inyectado en embriones arrítmicos de drosophilas era capaz de restaurar el ritmo circadiano de la actividad y de la eclosión (19).

Función rítmica

Como hemos visto, la cronobiología como tal, no es algo de hace pocos años. Si investigamos, encontramos muchísima información y referencias de cientos de científicos.

Una bonita imagen, la  3ª Conferencia de la Sociedad Internacional para la Investigación del Ritmo Biológico, Hamburgo, 1949. Con los más destacados cronobiólogos de la historia reciente.

Los patrones rítmicos tienen claras ventajas y valor de supervivencia. De hecho, la ritmicidad es la característica más ubicua de la naturaleza. Las frecuencias de los ritmos biológicos humanos cubren casi todas las divisiones del tiempo: oscilaciones de uno por segundo (por ejemplo, en el electroencefalograma), uno por varios segundos (p. ej., ritmo respiratorio, frecuencia cardíaca), uno dentro de las 24 h (p. ej., ritmos circadianos), o mensual (p. ej., ritmos infradiano en la menstruación). Como hemos visto anteriormente, todos estos tipos de ritmos se observaron por primera vez e informaron hace siglos.

Existen 4 tipos de ritmos biológicos:

  • Circadiano: patrón rítmico de 24hs
  • Diurno: se sincroniza con el ritmo día/noche. Puede ser o no circadiano
  • Ultradiano: período más corto y frecuencia más alta que un ritmo circadiano
  • Infradiano: período más largo que el circadiano

Me detendré en el circadiano. Los ritmos circadianos son el producto de los relojes biológicos internos de un organismo y de señales ambientales (zeitgber), sobre todo el sol, pero también muchos otros factores, que rigen nuestro comportamiento, los niveles de hormonas, el sueño, la temperatura corporal y el metabolismo.

El reloj maestro que rige los ritmos circadianos humanos es el núcleo supraquiasmático o SCN. El SCN se encuentra en una parte del cerebro llamada hipotálamo, repleta de genes que llevan a cabo esta función, incluidos: Clock,  Npas2 , Bmal , Per1 , Per2 , Per3 , Cry1 y Cry2, que recibe información directa de los ojos. Si bien los genes de relojes moleculares también existen en otros lugares (el riñón, el hígado, el páncreas, los músculos, etc.), el SCN actúa como director ejecutivo, instruyendo al resto del cuerpo para que se mantenga dentro del programa y descubra cómo incorporar señales del entorno.

La relación entre el día interno y el día externo se denomina fase de arrastre. Esta fase no es fija, sino que depende de las fuerzas relativas del zeitgeber (señales ambientales) y del reloj circadiano. También depende de la duración del día interno, producido por el sistema circadiano: cuanto más corto es el día, más temprana es la fase entrante; cuanto más largo sea el día, más tarde la fase. El arrastre exitoso iguala la duración del día interno y externo en todos nosotros, mientras que la fase arrastrada puede ser variable de individuo a individuo y de condición a condición. Recordemos que se trata genes, por tanto, totalmente individual.

Una ventaja evolutiva del reloj circadiano puede ser que mejora la eficiencia energética a través de la separación temporal de las reacciones anabólicas y catabólicas (como la gluconeogénesis y la glucólisis). Una función adicional del reloj es mantener una alineación adecuada de los ciclos metabólicos internos en relación con el ciclo de sueño / vigilia, lo que permite a los organismos anticiparse a los cambios en el entorno energético diario relacionado con el salida y la puesta del sol.

Podemos distinguir algunas actividades celulares que ocurren de manera cíclica, pero este artículo se haría muy largo. Anteriormente publiqué sobre el ritmo circadiano en la aterogénesis. Hoy, voy a centrarme en uno:

 

Metabolismo circadiano

Los procesos circadianos y metabólicos interactúan tanto a nivel neuroanatómico como neuroendocrino, para regular la homeostasis metabólica global. Para apreciar mejor cómo la red de reloj circadiano, dentro del cerebro, regula el metabolismo del cuerpo entero, es importante entender las conexiones anatómicas entre los centros cerebrales esenciales para el ritmo circadiano y los que controlan el apetito y el gasto energético.

Los sistemas homeostáticos humanos se han adaptado a los cambios diarios en la luz y la oscuridad de forma tal que el cuerpo anticipa el sueño y los períodos de actividad. Los mamíferos han desarrollado un reloj circadiano endógeno,  localizado en los núcleos supraquiasmáticos del hipotálamo anterior que responde al ciclo luz-oscuridad ambiental. Se han encontrado relojes similares en los tejidos periféricos, como el hígado, el intestino y el tejido adiposo, que regulan las funciones celulares y fisiológicas.

El reloj circadiano regula el metabolismo y la homeostasis energética en el hígado y otros tejidos periféricos. Esto se logra mediando la expresión y / o actividad de ciertas enzimas metabólicas y sistemas de transporte. A cambio, las enzimas metabólicas clave y los activadores de la transcripción interactúan y afectan el mecanismo del reloj central. Además, se ha demostrado que el mecanismo del reloj central está relacionado con las vías lipógena y adipogénica (20). Para mantener la homeostasis energética, el hígado almacena nutrientes durante los períodos de alimentación y conecta a esta reserva de energía almacenada durante los períodos de ayuno. Estos ciclos intermedios son el de anabolismo y el catabolismo, que se utilizan para componentes celulares y señalización.

Como la alimentación y el ayuno naturalmente se alternan entre el día y la noche, las interacciones entre la regulación impulsada por el ayuno, el metabolismo, y los relojes circadianos han evolucionado a mantener una fisiología normal.

La fisiología, su homeóstasis y su disrupción, no es algo “anecdótico”. Si no se entiende el funcionamiento del organismo en su conjunto, se darán palos de ciegos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuándo y qué comemos Sí influye en nuestro ritmo circadiano, según cómo se haga, este puede favorecer la homeostasis o la disrupción. Los mensajes en redes sociales, diciendo que “esto no importa” y que “come sin miedo hidratos por la noche” no tienen apoyo biológico. Ni valen para todas las personas.

 

 

Existen dos formas principales por las cuales la información metabólica puede alcanzar el SNC: 1) ramas simpática y parasimpática del sistema nervioso autónomo; 2) hormonas o nutrientes, como glucosa, que cruza la barrera hematoencefálica.

 

Áreas libres de la barrera hematoencefálica, donde los metabolitos y las hormonas en el torrente sanguíneo pueden
llegar directamente a los receptores de las neuronas, son órganos circumventriculares (estructuras cerebrales altamente vascularizadas que no poseen barrera hematoencefálica).

A nivel molecular, el sistema melanocortina juega un papel importante en el control neuronal de la homeostasis energética. La leptina, una señal de saciedad, estimula la proopiomelanocortina (POMC),  y da como resultado una menor ingesta de alimentos y aumento del gasto de energía.

 

  • Hambre y saciedad. 

El hambre es menor por la mañana. Esto es “paradójico” porque la comida de la mañana sigue el período más largo del día sin comida. El desayuno es típicamente el más pequeño, no la comida más grande del día. Esto indica que hay un ritmo circadiano que es independiente del ciclo de comer / ayunar (21)

La grelina, es un péptido de 28 aminoácidos
producido en abundancia por la glándula oxíntica del estómago y un poco en el intestino delgado proximal y distal.
La síntesis de grelina, en cantidades significativas, se realiza en la glándula hipófisis y el hipotálamo pueden ser relevantes como un orexígeno y agente adipogénico. La hormona del hambre, muestra un marcado nivel más bajo a las 08:00. Curiosamente, con el ayuno, la grelina alcanza su punto máximo en el día 1-2 y luego cae constantemente (22). Es probable que el mecanismo que aumenta la síntesis de leptina en los adipocitos y leptina-R en el hipotálamo antes de la hora de la comida, puede sincronizar la hipersecreción de grelina (23). El hambre, generalmente, cae a su nivel más bajo a las 7:50 y alcanza su punto máximo a las 19:50.

La leptina,secretada en proporción a la masa grasa por el tejido adiposo, puede ser el puente entre homeostasis de energía y el control circadiano, debido a su propia oscilación ultradiana y expresión de su receptor en varias regiones hipotalámicas (24).

La desincronización de la leptina puede contribuir a una resistencia a la misma.

Los mecanismos neuronales responsables de generar la descarga pulsatil de leptina residen en el hipotálamo y transmite señales reguladoras a través de la inervación simpática de los adipocitos.
Alternativamente, señales neuroendocrinas intermitentes, que emanan del hipotálamo o señales endocrinas, como la secreción de insulina episódica del páncreas (25), puede también provocar la descarga pulsátil de leptina de los adipocitos.

Los niveles de leptina aumentan y disminuyen durante períodos de balance energético positivo y negativo, respectivamente. El patrón de comidas es el  factor fisiológico que arrastra el ritmo diurno de los niveles de leptina (26), como ocurre con la síntesis de colesterol de novo. Los niveles de leptina en el plasma de la mañana están altamente correlacionados con la masa grasa.

Ya que el ritmo diurno de la leptina se ve arrastrado por el patrón de comida, es posible que los niveles de insulina puedan alterar la producción de leptina (27).  La insulina regula la expresión del gen OB y ​​la producción de leptina indirectamente, probablemente a través de su efecto trófico sobre los adipocitos.

La restricción calórica y el ayuno disminuyen los niveles de leptina. Los receptores de leptina y grelina están presentes en las células del SNC (28), por lo que es posible que estas hormonas se unan directamente a las neuronas del SNC.

El neuropéptico Y (NPY), potente orexígeno, la red NPY sirve como una vía principal efectora neural común para la
propagación del impulso apetitivo. NPY puede aumentar la alimentación nocturna continua y hay poca evidencia de tolerancia a NPY porque NPY inducido durante meses, conduce a comer en exceso, aumento de peso y adiposidad (29).

NPY es el único neuropéptido hipotalámico cuyo patrón de secreción en el cerebro está correlacionado con cambios en el balance de energía, mediante patrones de alimentación.

En humanos, la tolerancia a la glucosa varía con la hora del día. El patrón diurno natural de la tolerancia a la glucosa es el siguiente: mayor tolerancia por la mañana, con una disminución gradual en la noche y menor tolerancia durante la mitad del sueño (30).

Se podría suponer que los patrones oscilantes de secreción y sensibilidad de la insulina dependerían en gran medida de los patrones diurnos de la glucosa. Sin embargo, parece estar muy influenciado por el reloj circadiano principal, representado por la presencia de genes de reloj en los islotes pancreáticos de Langerhans.

Las tasas de secreción de insulina parecen seguir un patrón diurno, con las 3 pinzas glicémicas, alcanzando un máximo al mediodía y a las 18:00, y cayendo a medida que se acerca la noche (31). Esto sugiere que la sensibilidad a la insulina es más alta por la mañana en comparación con la noche. También observaron que la sensibilidad a la insulina, la capacidad de respuesta de las células ß pancreáticas y la insulina hepática son mayores en el desayuno que en la cena (32).

En estado de alimentación, la insulina se activa por glucogénesis a través de una cascada de señalización que
conduce a la inhibición de la glucógeno sintasa quinasa (GSK3), liberando así la actividad de glucógeno sintasa (GS). GSK3 tiene ritmos diarios de fosforilación y actividad y actúa en algunos componentes del reloj circadiano (33) (p. ej., que afectan la estabilidad de REV-ERB). Vaya, más anécdotas.

Se ha demostrado que comer en consonancia con los ritmos circadianos reduce el riesgo de enfermedad metabólica.  Al comprender la influencia de las oscilaciones circadianas sobre la sensibilidad a la insulina y la tolerancia a la glucosa, podemos educar mejor a los pacientes sobre la importancia de los tiempos de comida y la prevención de la resistencia a la insulina y la enfermedad metabólica, especialmente en aquellos que exhiben los patrones de “cronotipo nocturno”. Las sugerencias obvias de una mayor ingesta de calorías en el desayuno en comparación con la cena se han sugerido durante mucho tiempo para la prevención de la enfermedad metabólica.

Con nuestro conocimiento del patrón diurno de tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina, y los efectos de la melatonina y el cortisol en la secreción de insulina, el estímulo de una cena que es baja o está desprovista de carbohidratos, y cenar unas horas antes del crecimiento natural de melatonina, puede considerarse un paso adelante para mejorar los resultados metabólicos.

En la siguiente tabla, traducida de este artículo original, observamos cómo afecta o no el sistema circadiano al metabolismo. En algunos casos, se desconoce, otros sólo en algunas moléculas presentan ritmicidad.

Qué pasa cuando estudiamos dos grupos con igual consumo de energía, misma composición de la dieta y gasto de energía estimado,  hormonas del apetito y la duración del sueño similares? (34)

Los que comen tarde, muestran una menor pérdida de peso, además de un HOMA más alto (indicador de resistencia a la insulina). También fueron los que menos proteína consumieron en la cena.

 

Seguimos pensando que el timing no importa? Seguimos pensando que el patrón luz-oscuridad no tiene efecto en nuestra fisiología y comportamiento?

Sea como fuere, la respuesta es la misma: ESTUDIA.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La condición precisa para una vida libre e independiente, es la constancia del medio interno. Claude Bernard (1813-1878)

 

Referencias

  1. chronobiology.com/about-chronobiology
  2. Ancient evidence for the origin and early development of chronobiology and biometeorology in Bulgaria. Kostova EK, Dimitrov BD. Department of Infectious Diseases, Epidemiology and Parasitology, Higher Medical Institute, Plovdiv.
  3. Biologic Rhythms in Clinical and Laboratory Medicine – 1992 Editors: Yvan Touitou Erhard Haus
  4. On the Sacred Disease By Hippocrates Written 400 B.C.E Translated by Francis Adams
  5. Rossi E.L. (1992) The Basic Rest-Activity Cycle — 32 Years Later: An Interview with Nathaniel Kleitman at 96. In: Lloyd D., Rossi E.L. (eds) Ultradian Rhythms in Life Processes. Springer, London
  6. Ultradian rhythms from molecules to mind: A new vision of life. D Lloyd, E Rossi – 2008
  7. Researches on Inanition — Artificial Heat in Fevers. June 19, 1844 Boston Med Surg J 1844; 30:402-404
  8. Positive association between physical activity and PER3 expression in older adults
    Masaki Takahashi, Atsushi Haraguchi, Yu Tahara, Natsumi Aoki, Mayuko Fukazawa, Kumpei Tanisawa, Tomoko Ito, Takashi Nakaoka, Mitsuru Higuchi, Shigenobu Shibata
    Sci Rep. 2017; 7: 39771. Published online 2017 Jan 3. doi: 10.1038/srep39771
  9. Cannon, W.B (1929) Organization for physiological homeostasis. Physiological Reviews, 9(3), 399-431.
  10. Carolus Linnaeus’s Floral Clocks. Scientific American,  Bora Zivkovic, February 24, 2012
  11. Processi mentali in età evolutiva. Modelli neuropsicologici e clinici. FrancoAngeli, 1995
  12. Role for circadian clock genes in seasonal timing: testing the Bünning hypothesis. Pegoraro M, Gesto JS, Kyriacou CP, Tauber E. Dept. of Genetics, University of Leicester, Leicester, United Kingdom. PLoS Genet. 2014 Sep 4;10(9):e1004603
  13. Generation of circadian rhythms in the suprachiasmatic nucleus. Hastings MH, Maywood ES, Brancaccio M. Nat Rev Neurosci. 2018 Aug;19(8):453-469
  14. Endogenous Circadian Rhythm in Cytoplasm of Acetabularia: Influence of the Nucleus
    BY E. SCHWEIGER, H. G. WALLRAFF, H. G. SCHWEIGERSCIENCE30 OCT 1964 : 658-659
  15. A neural theory of circadian rhythms: Aschoff’s rule in diurnal and nocturnal mammals. Carpenter GA, Grossberg S. Am J Physiol. 1984 Dec;247(6 Pt 2):R1067-82
  16. Groos G.A. (1982) The Neurophysiology of the Mammalian Suprachiasmatic Nucleus and Its Visual Afferents. In: Aschoff J., Daan S., Groos G.A. (eds) Vertebrate Circadian Systems. Proceedings in Life Sciences. Springer, Berlin, Heidelberg
  17. Colin Pittendrigh, Jürgen Aschoff, and the Natural Entrainment of Circadian Systems. Serge Daan. Journal of Biological Rhythms. Vol 15, Issue 3, pp. 195 – 207. First Published June 1, 2000
  18. Circadian Photoreception BY MICHAEL MENAKER. SCIENCE10 JAN 2003 : 213-214
  19. Restoration of circadian behavioural rhythms by gene transfer in Drosophila. Thaddeus A. Bargiello, F. Rob Jackson & Michael W. Young. Nature volume312, pages752–754 (20 December 1984)
  20. Metabolism and circadian rhythms–implications for obesity. Froy O. Endocr Rev. 2010 Feb;31(1):1-24. doi: 10.1210/er.2009-0014. Epub 2009 Oct 23
  21. The internal circadian clock increases hunger and appetite in the evening independent of food intake and other behaviors. Scheer FA, Morris CJ, Shea SA. Obesity (Silver Spring). 2013 Mar;21(3):421-3. doi: 10.1002/oby.20351
  22. Fasting unmasks a strong inverse association between ghrelin and cortisol in serum: studies in obese and normal-weight subjects. Espelund U, Hansen TK, Højlund K, Beck-Nielsen H, Clausen JT, Hansen BS, Orskov H, Jørgensen JO, Frystyk J. J Clin Endocrinol Metab. 2005 Feb;90(2):741-6. Epub 2004 Nov 2
  23. Interacting appetite-regulating pathways in the hypothalamic regulation of body weight. Kalra SP, Dube MG, Pu S, Xu B, Horvath TL, Kalra PS. Endocr Rev. 1999 Feb;20(1):68-100
  24. Rhythmic, reciprocal ghrelin and leptin signaling: new insight in the development of obesity. Kalra SP, Bagnasco M, Otukonyong EE, Dube MG, Kalra PS. Regul Pept. 2003 Mar 28;111(1-3):1-11.
  25. Direct measurement of pulsatile insulin secretion from the portal vein in human subjects. Song SH, McIntyre SS, Shah H, Veldhuis JD, Hayes PC, Butler PC. J Clin Endocrinol Metab. 2000 Dec;85(12):4491-9
  26. Schoeller DA, Cella LK, Sinha MK, Caro JF. Entrainment of the diurnal rhythm of plasma leptin to meal timing. Journal of Clinical Investigation. 1997;100(7):1882-1887.
  27. Acute and chronic effects of insulin on leptin production in humans: Studies in vivo and in vitro. Kolaczynski JW, Nyce MR, Considine RV, Boden G, Nolan JJ, Henry R, Mudaliar SR, Olefsky J, Caro JF. Diabetes. 1996 May;45(5):699-701.
  28. Ventromedial arcuate nucleus communicates peripheral metabolic information to the suprachiasmatic nucleus. Yi CX, van der Vliet J, Dai J, Yin G, Ru L, Buijs RM. Endocrinology. 2006 Jan;147(1):283-94. Epub 2005 Sep 29.
  29. Satya P. Kalra, Michael G. Dube, Shuye Pu, Bin Xu, Tamas L. Horvath, Pushpa S. Kalra; Interacting Appetite-Regulating Pathways in the Hypothalamic Regulation of Body Weight, Endocrine Reviews, Volume 20, Issue 1, 1 February 1999, Pages 68–100
  30. Diurnal Pattern to Insulin Secretion and Insulin Action in Healthy Individuals. Ahmed Saad, Chiara Dalla Man, Debashis K. Nandy, James A. Levine, Adil E. Bharucha1, Robert A. Rizza, Rita Basu1, Rickey E. Carter, Claudio Cobelli, Yogish C. Kudva and Ananda Basu. Diabetes 2012 Nov; 61(11): 2691-2700
  31. Evidence for a circadian rhythm of insulin secretion. Boden G, Ruiz J, Urbain JL, Chen X. Am J Physiol. 1996 Aug;271(2 Pt 1):E246-52.
  32. Diurnal pattern to insulin secretion and insulin action in healthy individuals. Saad A, Dalla Man C, Nandy DK, Levine JA, Bharucha AE, Rizza RA, Basu R, Carter RE, Cobelli C, Kudva YC, Basu A. Diabetes. 2012 Nov;61(11):2691-700. doi: 10.2337/db11-1478. Epub 2012 Jun 29
  33. Nuclear receptor Rev-erbalpha is a critical lithium-sensitive component of the circadian clock. Yin L, Wang J, Klein PS, Lazar MA. Science. 2006 Feb 17;311(5763):1002-5
  34. Timing of food intake predicts weight loss effectiveness. Garaulet M, Gómez-Abellán P, Alburquerque-Béjar JJ, Lee YC, Ordovás JM, Scheer FA. Int J Obes (Lond). 2013 Apr;37(4):604-11. doi: 10.1038/ijo.2012.229. Epub 2013 Jan 29.

9 comments

  • JUAN DIEGO dice:

    Das una información muy valiosa. Tu público no se quien es, pero echo de menos un lenguaje que podamos ente de todos, y que las conclusiones y recomendaciones finales fueran más claras para el ciudadano de a pie.
    Por lo demás gracias por divulgar y ha era llegar esta información.
    Saludos

    • Cecilia dice:

      Hola Juan Diego,
      Existen muchos medios de divulgación, unos dirigidos a la población en general y otros más específicos. Mi web es mixta. Hay veces que escribiré para la población en general, y otras, será información más técnica.

      Un saludo!

  • Leonel dice:

    Hace mucho dejé de leer blogs porque siento que la mayoría están dirigidos a un público no especializado. Este artículo realmente me enganchó y ya va la 3era vez que lo leo mientras repaso algunas de las fuentes. Muy bueno Ceci ^^

  • Eugenia dice:

    Excelente !!! No solo por la rigurosidad científica de la que haces gala, sino también por la honestidad que transpiran tus frases. Te felicito. Mis mejores deseos para tí.

  • Sergio Yague dice:

    Buff!!! Me quedo ojiplatico urge en mi vida una reorganización de mi modus operandi
    , Ya que trabajo de noche de 2:00 a 10:00 , ya he empezado con el ayuno en el trabajo y alimentarme de 6:00 a 14:00 , algún consejillo ???
    Gracias mil.

    • Cecilia dice:

      Hola Sergio!

      Cuando tienes un horario fijo de trabajo nocturno, es importante enseñar al cuerpo una nueva rutina de sueño. Unas medidas aconsejables serían: tomar melatonina un par de horas o una hora antes de salir, un ducha con agua más bien tirando a fresca, tener un ambiente tranquilo y oscuro en casa, establecer un pequeño ritual diario que al cuerpo le avise que lo siguiente es dormir. Una siesta entre las 13-15:30 de 90min equivale un ciclo completo de sueño (unas 5 horas). Evita exposición a ordenadores, tv, móviles al menos, 2h antes de dormir. Cuando desayunes a las 6, que sea bajo en hidratos de carbono. Yo te recomendaría que al salir de trabajar harías vida de día y cerca de las 13 dormir 90min. Luego algo de deporte y de 20-24/1 volver a dormir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *